No es una idea agradable, pero resulta que las toallas de cocina comunes que usamos todos los días, pueden ser uno de los lugares más probables en tu hogar para que las bacterias entéricas se oculten.

¿Bacterias entéricas? Estas bacterias se encuentran naturalmente en los humanos y animales. Pero algunas de las cepas que viven en los animales pueden causar reacciones o enfermedades en los humanos quienes pudieran estar expuestos a ellas.

IDe hecho, un estudio realizado en el 2014 por la Universidad de Arizona publicado en Food Protection Trends mencionan haber descubierto dos tipos específicos de bacteria entérica en las toallas para la cocina que estudiaron:

  • Las bacterias coliformes, que a menudo son responsables de los brotes de intoxicación alimentaria, se detectaron en el 89% de las toallas analizadas en el estudio.
  • La bacteria E. coli, puede encontrarse en frutas frescas, pescado y carne crudos, así como en productos lácteos y agua sin tratar, se presentó en el 25.6% de las toallas estudiadas.

¿Increíble no? Pero la razón para que las bacterias como estas y otras puedan desarrollarse en las tollas y paños para la cocina, es simple: Crecen mejor en lugares cálidos, húmedos y oscuros; exactamente el tipo de ambiente creado en las toallas y paños húmedos o inclusive en las esponjas que se vuelven a usar antes de que se sequen completamente.

¿También en las toallas para el baño?

Sí, igual que en las toallas para la cocina, las condiciones de una ambiente húmedo y cálido del baño pueden albergar el crecimiento bacteriano en las toallas corporales y de manos, así como en los paños para bañarse.